Juicio a Carrión: el correísmo sale hecho polvo

El juicio a Freddy Carrión, Defensor del Pueblo, que desembocó en su destitución, ayudó a cernir el estado de las fuerzas políticas en este momento. En una vereda quedan el oficialismo (CREO más independientes), la Izquierda Democrática, el PSC y algunos miembros de Pachakutik. En la vereda de enfrente, el correísmo y los afines a Leonidas Iza, del bloque Pachakutik.

El correísmo se lleva la peor parte: sus asambleístas quisieron hacer creer que el juicio político no versaba sobre los incumplimientos a sus funciones del Defensor del Pueblo, entre los cuales consta una denuncia de una mujer por abuso sexual. El correísmo quiso entronizar a Carrión como autor y máximo guardián del último grial esculpido durante el gobierno de Lenín Moreno: el informe-ficción de las jornadas aciagas de octubre-2019.

Carrión consignó en 269 páginas un ejercicio de gimnasia hemipléjica excepcional y logró incluso convertir a Moreno en autor de crímenes de lesa humanidad. Lo denunció como tal en la Fiscalía y habló de él como candidato a ser arrastrado ante el Tribunal Penal Internacional.

La sed de venganza obnubila al correísmo. Es una de sus taras. La mayoría de sus asambleístas, entrenados para obedecer, son incapaces de prever los resultados de sus decisiones y sus daños colaterales. Anoche quedó claro para todos, y las mujeres del país en particular debieron tomar nota, que si el correísmo estuviera en el poder, Carrión no solo sería inocente: sería un héroe. Celebrado y condecorado por el partido que hoy dirige una mujer, Marcela Aguiñaga. Que tampoco percibirá la contradicción.

defensor-pueblo-freddy-carrion
Artículo de José Hernández: “Juicio a Carrión: el correísmo sale hecho polvo”

Anoche quedó claro que el correísmo, que votó en bloque, practica la política sin valores que ha sido fustigada por los virtuosos desde tiempos inmemoriales. “Cuando los políticos no se rigen por la ética son como hienas a la caza del poder”: esto escribió Cicerón, en el año 70 a.C, al señalar la corrupción del tirano Verres de Sicilia. Hoy no se dirá que la política se fundamenta en la ética, pero es imposible no admitir que la actitud ética también es política. Y que no hay construcción política sin dimensión ética.

Los asambleístas correístas ratifican que para ellos la política y el sentido ético habitan en departamentos estancos. Eso produjo a Correa, Glas, Ribadeneira, Patiño… Y ahora a Carrión o Yunda: seres sin límites, transgresores de códigos legales y simbólicos, dedicados a tener la razón de la forma que sea. El correísmo dijo anoche que su tarea es cargar con lo peor que produce la política en el país. Y que ahora, como en el gobierno, también lo hace en forma desembozada.

Pachakutik encara la ruptura provocada por Leonidas Iza: el presidente de la Conaie quiere forzar a los asambleístas, que ganaron una curul con Yaku Pérez, a asumir las posturas de la Conaie: es decir, las suyas. Anoche hubo un acto de resistencia por parte de una fracción de ese bloque que Salvador Quishpe, que no tiene mil glosas pero sí veinte, quisiera comandar como batallón de infantería. Iza y Quishpe, entre otros, también auparon el discurso falaz que quiso convertir a Carrión en héroe de tira cómica por el simple hecho de que el informe de Octubre-2019, que él dirigió, exculpa a Vargas, Iza y a los otros dirigentes indígenas de los actos violentos que cometieron en el país y en Quito.

El frente CREO, Independientes, PSC e ID: su actitud permitió destituir, de una institución del Estado, a un funcionario que desempeñó su cargo con la mentalidad hemipléjica de un apparátchik de la era de la guerra fría. Y que violentó la deontología y los Derechos Humanos que juró proteger.

La conformación de esta mayoría circunstancial muestra que la Asamblea sí tiene arrestos (si lo quisiera) para contrarrestar las fuerzas que han producido el desprestigio al cual se ha hecho acreedora en apenas cuatro meses. El juicio demostró, además, que el correísmo y la fracción que obedece a Iza carecen de creatividad para articular una oposición conceptual y política: la estrategia de anoche muestra que se pegaron algunos tiros en los pies al lanzarse, a cuerpo perdido, en la defensa de un impresentable. Así son. Lo que hicieron con Freddy Carrión, lo han venido haciendo con Jorge Yunda. Y eso los vuelve productores y guardianes porfiados de lo peor que ha parido la política criolla.

Autor: José Hernández

Fuente: 4 Pelagatos

Deja un comentario