Biografía de Dolores Cacuango

Dolores Cacuango, conocida también como Mamá Dulú, fue una activista ecuatoriana pionera en el campo de la lucha por los derechos de los indígenas y campesinos del Ecuador. Nació en Pesillo, Cayambe, el 26 de octubre de 1881, y falleció en Yanahuayco el 23 de abril de 1971 a la edad de 89 años.

Figura emblemática del proceso indígena para asumir su propia voz y convertirse en un actor social fundamental en la sociedad ecuatoriana de fines de siglo. Su nombre está ligado a las luchas campesinas de los años cincuenta y sesenta.

Nunca fue a la escuela y aprendió a hablar español en Quito, cuando trabajaba como empleada doméstica, sin olvidar Pesillo, su comunidad indígena natal.

‘India bandida’ o ‘india revoltosa’, le decían quienes se sentían afectados por las acciones de ella en favor de su gente, discriminada, maltratada, denigrada y espoliada por los patrones de las haciendas.

dolores-cacuango-biografia
Dolores Cacuango

O, en cambio, ‘india bien parada’ o ‘india visionaria’ para sus coidearios, y como ya se la considera hoy , con la perspectiva del tiempo.

‘Mamá Dulú’ es recordada por quienes ahora ven en los programas gubernamentales de educación quichua-español el retorno de una luz que ella encendió hace 75 años, cuando, sin autorización ni reconocimiento oficial, fundó la primera escuela bilingüe en Yana Huaicu, actualmente Santa Ana.

Decenas de historias que ella protagonizó como líder indígena motivaron a que su rostro se descubriera, junto a los de Vicente Rocafuerte y Eloy Alfaro, en el mural que el maestro Oswaldo Guayasamín pintó en el Congreso Nacional.

Decidida, perseverante, frontal. Dolores Cacuango hasta se memorizó el Código del Trabajo para contrarrestar el analfabetismo. Incluso, en una ocasión refutó al ministro de Gobierno de turno: “Vos, ministro, mientes. Cambias contenidos del Código porque estás de parte de los patrones“. Esto lo narra la Crónica de un Sueño, semblanza de este personaje , escrita por Raquel Rodas Morales.

Humilde, pero con carácter. Y una pasión indescriptible por su lengua aborigen. Ella formó sindicatos agrícolas en Pesillo y luego en comunidades cercanas. En 1944, junto a Jesús Gualavisí, un dirigente de la comunidad Juan Montalvo, fundó la Federación Ecuatoriana de Indios -FEI- una de las primeras organizaciones nacionales indígenas del país.

Y experimentó aún más de cerca las dificultades de los niños cuando sus hijos ingresaron a la escuela predial en Cayambe: ellos eran maltratados por sus compañeros mestizos y los profesores, también tenían problemas para aprender en español, un idioma que conocían muy poco.

En 1945, ya había fundado un plantel educativo bilingüe junto a su choza. Y después, tres más. Entregó por varios años a los profesores 20 sucres mensuales de su propio dinero, la única compensación monetaria que ellos recibían.

Si muero, muero, pero otros han de venir para seguir, para continuar…”. Una frase que Dolores Cacuango pronunció proféticamente, desafiando a la represión, antes de fallecer en abril de 1971, sin vislumbrar esperanza de rehacer su trabajo. Las perspectivas cambiaron en 1989, cuando el Ministerio creó la Dirección de Educación Indígena Bilingüe Intercultural.

En 1905 se casó con Luis Catucuamba y se ubicaron en Yanahuayco, cerca del pueblo de Cayambe. Trabajaron en la agricultura y tuvieron nueve hijos, ocho murieron a corta edad por enfermedades intestinales debido a las pobres condiciones de higiene que había en esa zona.

En 1971, Dolores Cacuango falleció a los 89 años, siendo sus últimos años penosos. Perdió fuerzas, sufrió de paraplejía, perdió peso, se cansaba y dejó de visitar a las comunidades y organizaciones. Al cerrar sus ojos, sólo le acompañaban su esposo, hijo, nuera y su inseparable amiga María Luisa.

Deja un comentario