Arauz es más camaleón que Correa

Ayer el país pescó a Andrés Arauz, el candidato correísta, en una mentira grotesca. Y cruel: quiso hacer creer, como escribió en sus redes sociales, que el presidente de Argentina, Alberto Fernández, le había garantizado 4,4 millones de vacunas contra el Covid. Fernández, presionado por su opinión en Argentina, que no tiene vacunas suficientes, hizo saber que él sólo se había comprometido a interceder ante un laboratorio que fabrica las vacunas.

No es la primera mentira de Arauz en esta campaña. Apenas anunciado su nombre por Rafael Correa, como candidato a la Presidencia, aquellos que se precipitaron en las redes sociales para conocerlo mediante sus textos, encontraron a un hombre sin pasado. El correísmo limpió sus cuentas. Arauz llegó, entonces, a la campaña presidencial mintiendo. Sin asumir su pasado político. Tan puro como las vírgenes remendadas en la novela de Fernando de Rojas.

Arauz borra, esconde o acomoda. El caso que todo el mundo conoce es el de su texto sobre la dolarización que colgó en su blog Observatorio de la dolarización. En él escribió que ya no existe el tabú de la desdolarización. Y que hay dos formas de hacerlo. Una mala y una buena. Pescado in fraganti, y ante la arremetida que recibió, Arauz bajó el texto. Lo escondió. Y cuando la gente se dio cuenta de su maniobra, y de nuevo lo criticaron, maquilló el texto y lo volvió a subir. Ahora lo desapareció.

Todo esto ocurrió por cuenta de otra movida del candidato correísta que luego negó. En entrevistas, cuando le preguntaron por la Renta Básica Universal, respondió que esa propuesta es de Yaku Pérez (y de Ximena Peña podría agregar) y que hagan el favor de preguntarle a él: mentira comprobada, decía el aparato inquisidor correísta. En realidad una asambleísta correísta, Doris Soliz, propuso convertir esa propuesta en proyecto de ley. Marcela Aguiñaga, también asambleísta y también correísta, apoyó la iniciativa y dijo, con ignorancia supina, que se financiaría con política monetaria. Arauz adhirió. Y ante el desastre político que esto significó, reculó. Y como se dijo endosó el entuerto a Yaku Pérez.

andres arauz mentiroso
Artículo de José Hernández: “Arauz es más camaleón que Correa”

En el debate presidencial Arauz no perdió la oportunidad para volver a mentir. Y engañar a la opinión. Los televidentes recuerdan el momento en el cual Juan Fernando Velasco le criticó por prestarse para cometer, lo que a sus ojos, fue una crasa irregularidad. Lo dijo claramente: Arauz reemplazó a Raúl Vallejo durante solo un mes, en 2017, en el Ministerio de Cultura. Lo reemplazó para firmar el contrato para la producción del Festival de Loja. Y ante las cámaras Velasco dijo que el nuevo contrato llegó con un sobreprecio de tres millones de dólares. Arauz, con una frialdad de profesional, mostró un certificado que probaba, dijo, que la Contraloría lo había exonerado. Falso. Ese caso está en curso y como muestra 4P, en esta nota, es motivo de chantaje contra el contralor Celi.

Arauz miente sin tregua. En diciembre pasado en su visita a Buenos Aires contó una historia a dormir de pie a periodistas kirchneristas que lo dejaron deambular por parajes absolutamente macondianos: que la democracia en Ecuador está en peligro. Que Lenín Moreno se quería perennizar en el poder. Que el mismo Moreno tenía montado un operativo para no dejarlo competir en la carrera presidencial… ¿Cómo lo probó? Nadie le pidió. Y además agregó una coartada que lo puso a buen recaudo: que Cristina Fernández escribió un mensaje en Instagram… Y eso, dejó entender, sirvió para parar todo. Mentiroso y manipulador.

La historia de los mil dólares que ha prometido entregar también hace parte de ese arsenal de mentiras que este hombre, casto y puro por decisión del aparato correísta al haber limpiado sus cuentas sociales, ha fabricado desde hace apenas meses. Decir que el Ejecutivo puede disponer de la plata del Banco Central es una mentira. Decir que el Banco Central va a ser privatizado es un engaño más y un absurdo. Decir que el Banco Central es como los otros bancos es un embuste. Decir que va a regalar mil dólares a un millón de familias es comprar votos. No solo miente: su propuesta es un acto de corrupción.

Así se puede seguir. Arauz llegó virgen a la campaña y en meses ha mentido, ocultado hechos, manipulado y usado incluso al presidente argentino para sus fines. Con ese potencial, podría superar a Rafael Correa.

Autor: José Hernández

Fuente: 4 Pelagatos

Deja un comentario