Tres atados de cangrejo

Veamos el tema del exalcalde de Quito. Fue removido por el Concejo el 3 de junio. El Contencioso Electoral (órgano competente según la ley electoral, art. 61) confirmó la remoción. La resolución es inapelable; y al haber sido legalmente removido por orden de autoridad competente, debió desalojar la Alcaldía inmediatamente. Pero no lo hizo.

¿Quien debía obligarlo a hacerlo? Entre las funciones de la Policía Nacional está el “prestar a las autoridades públicas el auxilio de la fuerza que estas soliciten, en el ejercicio de sus atribuciones legales”.

¿Por qué el Contencioso Electoral no solicitó oportunamente el desalojo de Yunda, a efectos de que se acate su resolución “de última instancia e inmediato cumplimiento” como manda la Constitución en su art. 221? ¿Correa?

-No. Es que Yunda había interpuesto medidas cautelares y acciones de protección para precautelar sus derechos humanos.

-Mira, te lo explico con manzanitas. Un cargo público no es un derecho. Imagina una línea vertical sobre un papel. Arriba del lado izquierdo, escribes ‘poder’. Ahí se encuentran quienes detentan el mismo; es decir, las autoridades. Del lado derecho, abajo, escribes ‘derechos’. Ahí se encuentran los ciudadanos que son los destinatarios de ese poder.

Jorge-Yunda-exalcalde
Artículo de Roberto López: “Tres atados de cangrejo”

Entonces, para protegerlos del poder que tienen los detentadores del mismo sobre sus destinatarios, surgen esos ámbitos de autodeterminación individual llamados derechos, en los que el Estado solo puede incidir por excepción. Estos protegen del poder al ciudadano común. Así que son los individuos quienes ejercen derechos y no las autoridades, ya que estas detentan el poder de gobernarlas y decidir su destino.

Por eso Yunda no podía plantear acciones de protección de derechos. Peor los jueces acogerlas, y el Contencioso Electoral esperar a que resolvieran.

La diferencia entre poder y derecho se aprende en primer año de universidad ¿Cómo le explico a mis alumnos que el nivel de conocimientos de las autoridades de su país vale… tres atados de cangrejo? ¿O que mejor cerramos las universidades, ya que los jueces ignoran lo que en ellas se enseña?

Autor: Roberto López

Fuente: Expreso

Deja un comentario