Ricardo Antón fue despedido y es acusado de varios actos de corrupción

Ricardo Antón fue despedido del cargo de Director ejecutivo de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) por orden del presidente Rafael Correa. El Director de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), Ricardo Antón, “renunció” a sus funciones.  La salida se debería a un pedido del presidente, Rafael Correa por los problemas de atención al público.

Ricardo Antón fue despedido
Ricardo Anton exdirector de la ANT

En el enlace sabatino el mandatario anticipó que “habrán cambios en la Comisión Nacional de Tránsito”, tras señalar que la atención en las oficinas en Quevedo para la entrega de licencias, es un desastre, y sería grave que varios equipos no funcionen.

También cuestionó que no se hayan superado los conflictos producidos con la Policía Nacional, luego que dejó de emitir licencias al pasar a manos de los civiles.

Ricardo Antón fue designado como director ejecutivo de la ex Comisión de Tránsito del Guayas, luego pasó a ocupar la dirección ejecutiva del Consejo Nacional de Tránsito. Una vez reformada la Ley de Tránsito asumió el cargo de director de la Agencia Nacional de Tránsito.

La dimisión habría sido presentada la semana anterior al presidente de la República, tras los reclamos por el pésimo servicio en los Ríos y las quejas de otras provincias del país.

Ricardo Antón está acusado de varias irregularidades

-Antón enfrenta una glosa de 897.610 dólares que le inició la Contraloría  por  el supuesto sobreprecio en la compra de materiales de oficina e impresión.

-Luego de la noticia de la dimisión, el asambleísta manabita, Leonardo Viteri, dijo que “ya era insostenible la situación de Antón“.

Yo demostré que había cometido irregularidades. Una de las más evidentes y groseras, fue con la emergencia de la Comisión Nacional de Tránsito, con la que compra un millón de dólares en lápices, cintas adhesivas marca 3M (que se usa para la imprenta),compró 40 mil de esas a $2,60, cuando en  una librería de barrio cuestan un dólar, compró 20 mil resmas de papel a $4 y cuestan un dólar aproximadamente”, Dijo. Acotó que presentó pruebas que en esas y otras compras solo se gastaban 380 mil dólares y pagaron 800 mil. “La Contraloriá me dio la razón, aunque tarde, me la dio”, dijo.<

Antes de vincularse al actual Gobierno como director de la Comisión de Tránsito del Guayas (CTG), el 31 de enero del 2007, y como director de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), desde el 2009 hasta el martes pasado, a Ricardo Antón Khairalla se lo reconocía como un dirigente y deportista campeón de bolos.

En el 2002 incursionó en la función pública como secretario nacional de Deportes (Senader) del entonces ministro de Educación, Roberto Hanze, primo de Camilo Samán, su amigo personal y quien lo reemplazaría tras su salida de la ANT.

-Antón se despidió el martes pasado de la dirección de las políticas del tránsito y el transporte en el país en medio de denuncias que lo vinculan con supuestos sobornos para legalizar taxis ejecutivos y de investigaciones y auditorías de la Contraloría por dudas en algunos contratos.

-Su gestión al frente del tránsito en el país, en los últimos cuatro años, estuvo marcada por polémicas, así como fue su paso por la Senader, cargo en el que protagonizó una controversia por autorizar reformas a estatutos de instituciones deportivas como, por ejemplo, la que permitía la reelección de Danilo Carrera en el Comité Olímpico Ecuatoriano (COE), pese a que existía un acuerdo ministerial que daba esa potestad a la Subsecretaría de Educación. Ricardo Antón llegó a la CTG en el 2007 por recomendación de su amigo Camilo Samán, entonces gobernador del Guayas y presidente del directorio de la CTG, quien lo propuso para liderar la terna de candidatos.

-En el 2006, mientras Samán era el tesorero de la campaña presidencial de Rafael Correa, Antón se abría camino en la escena pública con la bandera de la seguridad ciudadana. En mayo de ese año la sociedad estaba convulsionada por la muerte de la niña Natalia Fabara durante un asalto a la agencia Emelgur de Entre Ríos. “Él (Antón) proponía como rechazo que por un día nadie salga de sus casas”, recuerda Juan Fabara, a quien Antón se sumó luego en la histórica marcha de las velas, el 7 de junio del 2006, con “la motivación de un padre que busca la seguridad de sus hijos”.

-Llegó a la CTG, según reportes del Registro de la Propiedad de Guayaquil, con diez predios en la ciudadela Quisquís, (en el norte), hipotecados con el Banco Nacional de Fomento. De estos, nueve habían sido embargados en julio del 2006. En diciembre de ese año logró un acuerdo con el banco para levantar el embargo, pero la deuda de las diez hipotecas la pagó en agosto del 2008, cuando ya ejercía como director de la CTG. En el Registro de la Propiedad no se detallan el monto de la deuda ni la razón del crédito.

-Su patrimonio personal pasó de 132.000 dólares en el 2007 a 440.763 dólares en enero del 2009, incremento que él justifica con un reavalúo predial, según su última declaración de bienes el 31 de enero del 2009.

-Las finanzas de una de sus empresas, Lemeta S.A., dedicada a la compra y venta de productos farmacéuticos, también aumentaron: sus activos subieron de 11.000 dólares en el 2008 a 740.218 en el 2009, según los balances generales de la Superintendencia de Compañías.

Lemeta es la dueña de la bolera Strikes Bowling Restaurant, que Antón inauguró el 9 de agosto en el centro comercial Village Plaza, de Samborondón. Strikes ocupa el nivel 3, un piso exclusivo con pistas de bolos, pantallas gigantes de televisión, billar, bar, tienda de accesorios de bolos y área de juegos. Del total de las acciones de Lemeta S.A., en el 2010 Ricardo Antón poseía la mayoría (34%), junto con su madre (33%) y su hermana (33%).

-Su progreso económico personal y empresarial en los últimos años contrasta con su pago de impuestos. Según el Servicio de Rentas Internas (SRI), Antón reportó, hasta el 2009, cero de impuesto a la renta. Recién en el 2010 consta en el SRI el pago de 3.934 dólares deducidos por la Comisión Nacional de Tránsito, Transporte Terrestre y Seguridad Vial (Cntttsv, actual ANT).

-Desde sus inicios, como director de la antes CTG, Antón fue polémico en sus decisiones. De entrada, en el 2007 canceló, por “ofensiva”, la propaganda del burro Nacho y los íconos de muerte en la vía a la costa, plan de su antecesor Roberto Pólit.

-Antón difundía su objetivo de “restituir la imagen de honorabilidad de la institución” y para eso incluso grabó a empleados y vigilantes, algunos recibiendo coimas, y a quienes enjuició.

También anunció un plan para categorizar las licencias y contrarrestar la corrupción en esta área, departamento que incluso cerró hasta hacer una auditoría del proceso de emisión.

Antón fue clave en la disputa del Gobierno y el Municipio por la prohibición de que el transporte interprovincial transite por el puente de la Unidad Nacional, en octubre del 2007.

Defendió la tesis de Correa para que los buses utilicen el puente, incluso, a pesar de que la consultora Vera y Asociados concluyó lo contrario. Según el concejal Vicente Arroba, Antón llamó a la Policía denunciando un conato de incendio y una amenaza de bomba para impedir la sesión del directorio de la CTG en la que se iba a aprobar el estudio de la consultora.

Los miembros del directorio, en aquel momento, estaban divididos entre los afines a Jaime Nebot (Arroba y Carlos Estrada, de la Junta Cívica) y quienes apoyaban a Correa (Camilo Samán, Antón y el general Euclides Mantilla, entonces comandante de Policía y miembro del directorio. Este último sería quien reemplace a Jaime Velásquez, quien, como Antón, también renunció a su cargo de director de la Comisión de Tránsito del Ecuador, antes CTG).

-A inicios del 2009, ya como director de la extinta Cntttsv, desde Quito, Antón fortaleció su relación con el poder. Con la ayuda de Ricardo Patiño, entonces ministro coordinador de la Política, neutralizó un paro de transportistas que se oponían a la categorización de las licencias y exigían el aumento del pasaje.

Desde entonces, este sector (buses y taxis) se ha mostrado afín a la labor de Antón y agradecido por los programas de renovación vehicular Renova en el que han participado tanto Antón como Camilo Samán, quien desde la Corporación Financiera Nacional (CFN) aprueba los créditos para los transportistas.

“Camilo Samán es un buen presidente (del directorio de la CFN) y nos da la apertura”, dijo Jorge Calderón, dirigente de la Federación de Taxis (Fedetaxis, amarillos o convencionales).

-A Calderón y al dirigente de taxis ejecutivos Fernando Valdez se los menciona en grabaciones, difundidas por YouTube el pasado viernes 8, como supuestos favorecidos por Antón para acceder a cupos para la legalización del taxismo puerta a puerta. En esos audios se menciona a Ricardo Antón y al exsubsecretario de Transporte (MTOP) Fernando Amador.

-Veedores del tránsito como Justicia Vial y Covial han criticado a Antón por incumplir la nueva Ley de Tránsito y su reglamento, que según Guillermo Abad, de Justicia Vial, ha incidido en la falta de controles en las vías y carreteras del país. Ahí han muerto en los últimos dos años 1.950 personas en accidentes, como el de la cooperativa Reina del Camino, el 24 de diciembre pasado, en el que fallecieron 37 pasajeros y cuyo chofer no tenía licencia. Antón revocó el permiso de la cooperativa, pero un juez lo rechazó.

Antón también se despide en medio de contratos investigados: uno por 897.000 dólares para papelería de oficina le representó una glosa de la Contraloría, mientras que otro, de chalecos y placas para motociclistas, por 7,3 millones de dólares, le significó el inicio de una indagación fiscal y una auditoría de la Contraloría, por supuestas irregularidades (el contrato lo firmó con un excolaborador y pariente de un tío político). No obstante, él recalca: “Mi palabra es que todo está legal”.

Deja un comentario