Peregrinación a la Virgen del Cisne

Loja.- La Romería o Peregrinación a la Virgen del Cisne es la muestra religiosa más grande del Ecuador y tiene a la imagen de la Virgen de El Cisne y sus miles de devotos como protagonistas y a una carretera de 72 kilómetros como escenario.

peregrinación de El Cisne
Peregrinación a la Virgen del Cisne

La peregrinación tiene 182 años de existencia y es una de las más importantes del continente y el mundo.

Según informó el párroco de El Cisne, Armando Jiménez, el recorrido comienza a las 07:00 con rumbo a la población de San Pedro de La Bendita, ubicada a 20,5 kilómetros de El Cisne. Hasta allí llegarán alrededor de las 14:30, tras una sola parada en la Hacienda La Bendita, en donde se celebrará una eucaristía y se descansará por una hora.

En San Pedro

Ahí, la Virgen pasará la noche y mañana, a las 07:00, retomará la marcha rumbo a Catamayo, también por un trayecto de 20 kilómetros, previsto para el mismo tiempo, incluyendo una parada de una hora para descansar en la Hacienda Monterrey, en donde también se escuchará misa.

Organización de servicios

En vista de la multitud de personas que caminan junto a la imagen, se anuncian acciones de seguridad, atención médica y asistencia, que incluye a efectivos policiales, del Ejército, bomberos, de la Secretaría de Gestión de Riesgos, Cruz Roja, funcionarios públicos y voluntarios civiles que, como acto de fe, entregan alimentos y agua a los peregrinos.

La recomendación para ellos, según Mario Benavides, director de Gestión de Riesgos, es usar calzado cómodo, sombrero, que se abastezcan de agua y se sometan a las especificaciones de los cuerpos de socorro, sobre todo de no cortar camino por zonas agrestes, así como que acudan a ellos en caso de cualquier eventualidad.

Por su parte, el jefe del Cuerpo de Bomberos de Loja, Luis Santos, indicó que ellos participarán, sea en la atención prehospitalaria y en la prevención como en el control de incendios forestales, tomando en cuenta que la zona por la que se transita en esta época del año es muy seca y los peregrinos suelen encender fogatas.

Ante ello, hizo un llamado a la ciudadanía para que se sofoque por completo las fogatas a fin de que no queden brasas que luego el viento avive y las esparza. Además, sugirió a quienes vayan a la romería que usen bloqueador solar, no lleven niños y tengan cuidado con la higiene de los alimentos que vaya a ingerir.

Promesas de fe

José Eras lleva caminando un día antes de iniciar la peregrinación, junto a su hijo. Una promesa que hizo a la imagen lo motiva a cumplir con esta caminata cada año. Casos similares, como los de José y Ángel, del cantón Pindal, son comunes una vez que inicia la romería.

Soporte de voluntarios

– Gestión de Riesgos aportará con 120 voluntarios, además de paramédicos, una ambulancia y dos vehículos de logística.

– El Cuerpo de Bomberos con 20 efectivos, una ambulancia, dos autobombas y un autotanque.

– La Cruz Roja aportará con 6 médicos, 12 paramédicos y 6 rescatistas, entre sus 131 voluntarios.

Peregrinación a la Virgen del Cisne – Historia

La Virgen de El Cisne es una de las imágenes más veneradas del Ecuador. Se caracteriza porque su devoción no sólo se encuentra entre quienes viven en El Cisne, sino que se expande alrededor de todo el Ecuador e incluso existe mucha devoción en ciudades como Nueva York y Madrid.

La Virgen María del Cisne recibe su nombre como parte de la tradición que comenzó en Europa con miembros de la denominada ‘Orden de los Caballeros del Cisne’ que elevaban templos en honor a la Virgen María en la cima de las montañas especialmente en Francia, Alemania y España, bajo el cuidado de los padres Franciscanos.

Fueron los padres franciscanos quienes acompañaron a Alonso de Mercadillo en la Fundación de Loja, por lo que crearon el culto a la virgen en El Cisne. Se cuenta que poco tiempo después se desencadenó un fuerte huracán que arrancó árboles, destrozó casas y destruyó sembríos. Los indígenas pensaron que era una maldición de la Virgen por haberla sacado de El Cisne, por lo que volvieron a su tierra a pesar de la oposición de las autoridades; las cuales al final comprendieron que Dios no permitía que El Cisne quedara abandonado y que la imagen fuese trasladada de lugar.

Ese mismo año, los indígenas levantaron un santuario a la Virgen, que fue el primero, luego vinieron otros hasta que en 1934 fue construido el que se mantiene hasta la actualidad bajo el cuidado de la Misión de Padres Oblatos, fundados por el Padre Matovelle.

La devoción a la Virgen del Cisne fue creciendo gracias a las peregrinaciones que la gente realizaba para ver y rezar frente a la imagen de la Virgen, hasta que el 18 de agosto, mediante decreto de Simón Bolívar, se establece la visita de la imagen de la Virgen del Cisne a la ciudad de Loja, cuya llegada es el 20 de agosto de cada año, permaneciendo en la ciudad hasta el 3 de noviembre.

La fe en la Virgen del Cisne está ligada a numerosos milagros que se cuentan de ella y que se trasmite de generación en generación y que ha sido llevada a todo el Ecuador y el Mundo gracias a los emigrantes lojanos que comparten su devoción y fe. En la última romería, se calcula la presencia de más de 20.000 personas que emprenden una caminata desde El Cisne hasta la ciudad de Loja, aproximadamente 75 kilómetros de recorrido. Para los lojanos, la presencia de la Virgen del Cisne es un encuentro de tradiciones, devoción y fe que se ha convertido en la fiesta más importante del año.

Ataviada habitualmente para celebraciones eucarísticas de santos o mártires. «La Churona«, como cariñosamente la llaman sus fieles es visitada en la Catedral de la Ciudad de Loja, por romeriantes de las provincias de Azuay, El Oro, Guayas, así como feligreses de Perú y Colombia.

Por qué el nombre de «Virgen María de El Cisne»

Porque el culto a Nuestra Señora de El Cisne, en esa misma época se extendió desde Alemania a Francia y España y se levantaron templos en su honor preferentemente en las altas cimas de las montañas, bajo la custodia de frailes franciscanos, como también ocurrió en Loja, puesto que fueron los franciscanos que acompañaron a Mercadillo en la fundación de la ciudad los que se hicieron cargo de la ermita del Cisne hasta 1712, o sea casi un siglo y medio después de fundada la cofradía por el Obispo López de Solís, de quien se cree que fue miembro de la «Orden de los Caballeros del Cisne» antes de venir a América.

«La Real Orden del Cisne»
Fue en sus comienzos una hermandad destinada a alcanzar sublimes logros entre los príncipes y señores feudales, cuya cede principal se encontraba situada en la ciudad de Branderbourg, sobre la montaña de Harlung. Se dice que ésta iglesia fue fundada hacia 1140 por el príncipe Prioslaw sobre los cimientos del templo de Triglaff y pronto adquirió la fama de un lugar santo que atrajo la devoción y las romerías de toda Alemania.

«La Real Orden de los Caballeros del Cisne» tiene íntima relación con la leyenda de Lohengrin, Caballero Cristiano del Santo Grial, quien se presentó misteriosamente ante el castillo de Steen, situado a orilllas del Rhin, en una barquilla halada con un Cisne blanco para reclamar el Ducado de Brabant a favor de Beatriz, hija del Duque Godofredo de Brabant, que había fallecido sin dejar heredero varón y por lo cual su tío, el Duque de Sajonia trataba de imponerse por la fuerza. Enfrentados en leal duelo venció Lohengrin, quien restituyó a la princesa su Ducado y luego de casó con ella, pero con la condición de que nunca le preguntaría de donde él había venido. Pero Beatriz, cuando ya hubo sido madre de dos preciosos niños quiso saber la misteriosa procedencia del padre de sus hijos y un día se atrevió a preguntárselo, entonces él le respondió: Soy Lohengrin, Caballero del Santo Grial e hijo de Parseval, el héroe puro. Por esa pregunta que hiciste, tú misma has roto nuestra dicha y debo partir y dejarte. Así fue: otra vez apareció sobre el Rhin la frágil embarcación tirada por el cisne blanco y en ella partió Lohengrin hacia su patria. Para perpetuar esta leyenda se creó la «Real Orden de los Caballeros del Cisne», y su origen sirvió de inspiración a grandes creaciones artísticas tales como el «Canto del Cisne de Schubert», «El Cisne de Saint-Saenz», «La recóndita amada de Verdi», entre otras.

¿Qué te pareció esta noticia?
[Total: 0 Promedio: 0]

Deja un comentario