Ocho casas caen al Estero Salado de Guayaquil

Una veintena de viviendas se vieron afectadas a orillas del Estero Salado de Guayaquil cuando, esta madrugada, cedió el débil relleno sobre el que se asentaban. Ocho de ellas cayeron al Salado sin que se produzcan desgracias personales.

Ocho casas caen al Estero Salado de Guayaquil
8 casas caen al Estero Salado

Cerca de las 03:30, los habitantes de la manzana 15 de la cooperativa Esmeraldas Chiquita, al sur de Guayaquil, se vieron alarmados por un fuerte estruendo. Tras el mismo empezaron a ceder el terreno y las edificaciones, en su mayoría de caña y madera.

Martha Anchundia, coordinadora de Respuesta de la Secretearía Nacional de Gestión de Riesgo en Guayas (SNGR), dijo que fueron 8 las casas caídas y que 19 estaban averiadas parcialmente o en riesgo de caer al Salado.

“22 personas de siete familias han aceptado ir a un albergue. Pero existen 100 personas que se resisten y quieren permanecer en el lugar”, dijo Anchundia.

El ministro de Vivienda, Walter Solís, llegó hasta el lugar para reiterar el ofrecimiento del Gobierno de reubicar a unas 5 800 familias que habitan en las orillas del estero. Según cifras del Secretario de Estado, eran 8 las casas caídas y 12 en situación de riesgo. Pero esos números no coincidían con los de otras dos entidades.

Rocío Ruiz, Coordinadora del Área de Salud N°3 dijo que, en base a las fichas médicas familiares levantadas en esa zona por los EBAS (Equipos Básicos de Salud) son 12 las casas caídas, 3 destruidas parcialmente y 5 viviendas en riesgo. En cambio el Director de Urbanismo, Avalúos y Registros del Municipio, José Núñez, dijo que en una evaluación preliminar se determinó que eran 11 las casas que cayeron al estero y 8 en riesgo.

Ayer, personal de la SNGR visitó el sitio ante la alarma de algunos moradores de la zona debido a que las grietas en el piso eran más notorias. Los moradores quedaron alertados del riesgo que representaba seguir viviendo en esas condiciones.

Juan Mite, uno de los afectados, dijo que cerca de las 23:00 de ayer hubo marea alta y que para el momento de los desplomes el agua ya había bajado su nivel. “Alcancé a coger a mi esposa, Anabel Vargas, y a mis tres hijos y salir. No pudimos salvar nuestras pertenencias”.

Isidora Jordán, cuya casa mixta de bloques y caña está a punto de caer totalmente, dijo que el terreno donde estaba su casa empezó a cuartearse desde ayer. “Como a las 03:30 de la madrugada empezó a ceder la casa y cerca de las 04:00 se cayó. Yo alcancé a coger dos chanchitos y alguna que otra cosita”. En su casa viven 12 personas. En la parte posterior se hundieron 4 metros de relleno, incluido el patio y la cocina.

Personal médico de la Dirección de Salud y del Municipio de Guayaquil brindan atención a los damnificados. Además miembros del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) coordinaban el traslado de los afectados al Albergue del Buen Vivir, en la calle Gómez Rendón.

Fuente: El Comercio

Deja un comentario