Nebot para en seco a Cynthia Viteri

Las alarmas están encendidas en los cuarteles de Jaime Nebot: si Cynthia Viteri sigue generando escándalos y perdiendo popularidad por su gestión, las posibilidades de que el Partido Social Cristiano siga controlando el Municipio de Guayaquil, en las siguientes elecciones seccionales, están en entredicho.

Los cálculos que se hacen no son alentadores: la gestión de Viteri no está dejando contenta a la gente y las revelaciones que han hecho periodistas y medios sobre contratos cuestionados están afectando gravemente su imagen. En redes corren versiones sobre la participación de familiares suyos en negocios con la Alcaldía, aunque la propia Viteri ha salido a negarlas. Es más, cada vez crece la percepción de que a Viteri le podría pasar algo parecido a lo ocurrido al alcalde de Quito, Jorge Yunda, hundido entre los escándalos, los procesos judiciales y su su pésima gestión.

Se abre así la posibilidad de que otros sectores, como el correísmo por ejemplo, puedan ganar las elecciones en Guayaquil. Si eso ocurre, el socialcristianismo perdería lo que es su más valioso y emblemático bastión de poder. El razonamiento que se hace en el PSC es que si ahora mismo la derecha presenta una candidatura no socialcristiana, como la de Otto Sonnenholzner por ejemplo, se parte la tendencia en dos y el correísmo la tiene fácil para que gane alguien de su sector, como Jimmy Jairala o algún otro cuadro correísta.

Las alarmas y las propias advertencias de Nebot ya han causado efecto: Viteri deshizo algunos de los contratos cuestionados, comenzando por el que más está dando de qué hablar y que más ha perjudicado su imagen: el que firmó con Juan Carlos Vásconez, el dueño de la empresa que manejó al trollerío correísta durante el gobierno de Rafael Correa, hombre cercano a los hermanos Fernando y Vinicio Alvarado y beneficiario de muchos contratos en tiempos de Correa. Pagar 2 millones 400 mil dólares a Vásconez por sus servicios de protección en las redes, a más de tenerlo como asesor de la alcaldesa con sueldo, fue la gota que colmó la paciencia del exalcalde Nebot. Sostener una relación cercana y encima pagar tanto dinero a quien operó la red de comunicación que atacó y acosó en redes a Nebot, resultó intolerable. Viteri ya rompió los vínculos contractuales con Vásconez: se acabó el contrato para redes sociales y dejó el cargo de asesor, según información oficial del Municipio.

cynthia-viteri-alcalde-guayaquil
Artículo de Martín Pallares: “Nebot para en seco a Cynthia Viteri”

Pero no era únicamente el contrato y la relación con Vásconez lo que está socavando el prestigio y la popularidad de Viteri: están los contratos denunciados por diario Expreso. Por ejemplo, el de 389 350 dólares firmados con Foad Elías Saud para pintar frases de escritores y poetas en algunos muros de la ciudad. El costo, absurdo e injustificado por donde se mire, no era el único problema. Algunos escritores denunciaron haber sido plagiados y otros no haber recibido nada por el derecho a usar sus obras. Ante el escándalo, Cynthia Viteri destituyó a la funcionaria que había hecho el contrato y lo dejó insubsistente.

También se denunció un contrato por USD 445 000 para pintar unos inmensos óleos en homenaje a los trabajadores de la Salud que trabajaron durante la pandemia en un salón de la ciudad con el artista Christian Moreano. La iniciativa también fue deshecha después de que estalló el escándalo. Gastar casi medio millón de dólares en óleos durante la pandemia resultó ofensivo para la opinión pública.

Luego apareció en el escándalo de los contratos para barrer y trapear algunas zonas regeneradas en la ciudad, denunciado por la periodista Blanca Moncada de El Expreso que, poco después, fue objeto de una inmensa campaña de desprestigio en redes sociales por cuentas anónimas. De los 8,3 millones que se gastaba durante la administración de Jaime Nebot en esas tareas, la de Cynthia Viteri estaba gastando 19,7 millones. Según la investigación de Moncada en Expreso, hay zonas de la ciudad por las que se pagaba 780 mil dólares en limpieza durante la administración de Nebot y ahora se paga hasta 4 millones de dólares.

Viteri, ante los escándalos, ha pedido a la Fiscalía y Contraloría investigue los contratos, algo parecido a lo que hizo Jorge Yunda en Quito con el tema de las pruebas covid por las que está siendo procesado. «Personalmente me encargué de solicitar a la Fiscalía y motivar la gestión con la Contraloría, para que se evalúen, contando con nuestra colaboración en lo que necesiten. Único objetivo: que la ciudadanía conozca detalles», puso hoy en un tuit.

Se sabe que la próxima semana los estrategas del Partido Social Cristiano comenzarán a hacer una campaña de lavado de imagen de Viteri en la que ella también participará. Viteri, en su cuenta de Twitter, dijo hoy que durante esta semana estuvo dedicada a cuidar la salud de una de sus hijas y que volverá a trabajar este lunes que viene «con la inteligencia y empatía que caracterizan a esta administración».

La Alcaldía de Guayaquil es una joya demasiado preciosa para el socialcristianismo como para dejarla perder. Si para conservarla tienen que lavar la cara a Cynthia Viteri, lo harán.

Autor: Martín Pallares

Fuente: 4 Pelagatos

Deja un comentario