Lasso, ¿más de lo mismo?

En las evaluaciones sobre los primeros cien días de la presidencia de Guillermo Lasso resalta, sin duda, el éxito de la campaña de vacunación. Números relevantes, especialmente si los comparamos con lo sucedido con Moreno, porque la vacunación fue un retrato de su incompetencia.

Estos días también se han enviado algunas señales que deberían preocuparnos, debido al impacto que pueden tener en el rumbo del nuevo régimen.

La primera tiene que ver con la (in) capacidad política de generar alianzas alrededor de objetivos mínimos. Muchas de las ofertas de Lasso deben pasar por la Asamblea, espacio en el que una mayoría ha demostrado claramente que, por principio -y casi irreflexivamente-, va a oponerse a las iniciativas del Ejecutivo; han dejado en claro que pesa más el prurito ideológico y la ortodoxia, que una evaluación de la conveniencia o inconveniencia de cada medida. Se dirá, y con razón, que existen muchas razones para asignarle buena parte de responsabilidad a un legislativo que se ha desgastado pronto por sus problemas de funcionamiento; sin embargo, un mal cálculo político llevó a que la mayoría legislativa que se conformó no tenga una agenda común de país. Es verdad, la alternativa era UNES con su “comisión de la verdad”, pensada para favorecer la impunidad, y con los social cristianos y su práctica política que implica un nivel de control de la agenda del otro; todo esto sin advertir las consecuencias de apoyar a una mayoría que ha producido un bloqueo que, al parecer, sólo podrá destrabarse echando mano a la democracia directa y sus riesgos.

Una segunda señal que genera preocupación vino de la mano de las declaraciones que el presidente Lasso hizo en una entrevista al cumplir sus primeros 100 días; al explicar su propuesta para eliminar el impuesto a la herencia, afirmó que hasta el más modesto de los ecuatorianos tiene una casa, un terreno, un barco de pesca, enviando un mensaje que no parece compadecerse con la realidad de millones que viven en la pobreza y sin acceso ni siquiera a bienes básicos para la supervivencia.

guillermo-lasso-presidente-ecuador
Artículo de Guillermo Lasso: “Lasso, ¿más de lo mismo?”

La tercera, se asocia a la aprobación del Reglamento a la Ley de Arbitraje. Este documento introdujo cambios importantes y necesarios, en opinión de casi todos quienes trabajan en el tema, pero contiene varias normas que violan de forma abierta el principio de reserva de ley y la jerarquía normativa; versión pragmática que no respeta límites normativos al poder y que parece decir que, como en el pasado, se pueden dejar de lado cuando se tienen buenas razones.

Es imposible que en tan corto tiempo el nuevo Gobierno pueda introducir mejoras significativas a un acumulado nefasto de 14 años, agravado por la pandemia, pero no se puede construir respuestas sin una acción política consistente, sin capacidad para negociar una agenda de mínimos, aunque eso implique renunciamientos, sin respeto a los límites que se imponen al poder o perdiendo de vista la realidad de millones de personas.

Autor: Farith Simon

Fuente: El Comercio

1 comentario en «Lasso, ¿más de lo mismo?»

  1. NO RECONOCER MORENO LASSO ..ES EL CAMINO MAS OPORTUNISTA PARA MENCIONAR LOS 14 ..LOS 14 AÑOS DE DE MORENO CORREA ..LO CUAL ES FALSO…..MORENO SE VENDIÓ Y QUEDÓ LIBRADO HASTA HOY DE UNA SERIE DE TRAMAS DE CORUPCIÓN Y DELITOS ..QUE COMO LASSO ESTA EN EL PODER ..SE PIERDEN ..SIN JUICIO NI LEY
    LOS EDITORIALES DE ECUADOR NOTICIAS SON PÉSIMOS .. EN SU GRAN MAYORIA..AMORTIGUAN A LOS DE LA TRONCHA Y JUZGAN A LOS QUE SON MEJORES EN TRABAJAR POR LA PATRIA

    Responder

Deja un comentario