El mes difícil de Lasso

Mes complejo para el régimen del presidente Lasso. A las dificultades propias del cumplimiento de un plan de gobierno de corte socialdemócrata, en medio de una profunda crisis económica, se han sumado problemas, algunos propios de la dinámica política ecuatoriana, marcada por los extremos y la imposibilidad de acuerdos mínimos; otros, sorpresivos.

La respuesta del Ejecutivo, a la devolución, por decisión del CAL, del proyecto de “Ley Orgánica de Creación de Oportunidades, Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal”, calificado como urgente en materia económica, abrió un debate sobre el plazo de 30 días y si este ya no se cuenta, o, por el contrario – en opinión del Ejecutivo al no tener competencia el CAL para calificar su constitucionalidad – este sigue contándose. El argumento es que el artículo 140 de la Constitución establece que en esos 30 días la Asamblea debe aprobar, negar o modificar la propuesta; que los requisitos del artículo 136 del mismo texto constitucional, no incluyen la calificación de constitucionalidad del contenido, lo que -dicen- habilitará al presidente a promulgarla mediante un decreto-ley. No hay que olvidar que el rechazo del proyecto se dio por considerar que no cumplía con el requisito de unidad de materia, aunque en la lectura del informe parece compadecerse con la forma en que la Corte Constitucional ha entendido el tema en sus decisiones. Si se promulga la ley, se abriría un conflicto con un extremo jurídico, a ser resuelto por la Corte Constitucional, y otro político, de impredecibles consecuencias.

Lo de “Pandora papers” es inesperado. Si bien era un hecho conocido que Lasso había tenido offshore en paraísos fiscales, se ha reabierto el conflicto sobre el cumplimiento de los requisitos, o no, para ser candidato y para el ejercicio del cargo. Pero el problema fundamental tiene que ver con la calidad ética de quien usa ese medio para evadir impuestos; queda claro que las revelaciones dan cuenta que no se trata de un hecho actual o del momento en que inscribió su candidatura, pero el costo político es grave; y no parece importar que Lasso haya pagado más impuestos en Ecuador que todos sus detractores juntos.

Un tema que se agrava y que genera una sensación de incompetencia del régimen, es el de la inseguridad. A medida que se instala el sentimiento de que los delitos y la delincuencia son imparables, cada persona que sienta miedo sea víctima de un delito o que conozca de un hecho delincuencial, atribuirá la culpa al gobierno. Frente a eso no importarán las campañas de comunicación o las acciones de carácter político; a ojos de la mayoría el régimen será evaluado negativamente, sin importar cómo reaccione en los otros temas, porque a muchos que no les importa en lo cotidiano los temas de la “gran” política, pero sí el no poder vivir con un mínimo de seguridad. Súmele a todo esto la dolorosa crisis carcelaria y la amenaza de movilización del movimiento indígena, para dimensionar el difícil octubre que está viviendo Lasso.

guillermo-lasso-presidente-ecuador
Artículo de Farith Simon: “El mes difícil de Lasso”

Autor: Farith Simon

Fuente: El Comercio

Deja un comentario