Las becas de la revolución

El gobierno de la Revolución Ciudadana implementó, a través de la Senescyt, un plan de becas para que los bachilleres del “grupo de alto rendimiento”, obtengan una beca para estudiar en las “mejores universidades del mundo”. La beca, en muchos casos de alrededor de 200.000 dólares, se entregaba para estudios y manutención a cambio de que, al final de los estudios, regresen al Ecuador para, supuestamente, trabajar, aportar su nuevo conocimiento y retribuir a la sociedad lo que se invirtió en su formación.

La verdad es que el plan fue un fracaso en su concepción y ha sido un fracaso en los resultados. La Revolución Ciudadana, ejecutora de la filosofía política del socialismo del siglo XXI, que solo ha sido la del despilfarro a manos llenas y del hurto a mansalva, no previó que la falta de una política de planificación en el destino de las becas significaría que el dinero invertido, en la mayoría de los casos, no contribuya al desarrollo del país.

Editorial de Bernardo Sandoval: "Las becas de la revolución"
Artículo de Bernardo Sandoval: “Las becas de la revolución”

Muchos de los becarios regresaron y no consiguieron empleo. Sus estudios, en muchos casos, nada nuevo le aportan al país. Cuando un grupo de los becarios estudió carreras que no existen en el Ecuador, se han topado con la realidad de que su estudio ha sido estéril. Lo obvio hubiera sido que, dentro de la tan publicitada mentira del “cambio de la matriz productiva”, el gobierno se hubiera preocupado de crear empresas de economía mixta, de aplicación de innovación científica, para ocupar a los becarios que regresen con esos conocimientos que hoy por hoy son inaplicables en el Ecuador. Otros becarios no estudiaron carreras terminales sino obtuvieron, en grandes universidades, licenciaturas en arte o en ciencias, es decir el preámbulo para una carrera terminal como Medicina o Jurisprudencia. Una vez que se acabó la beca han regresado y van a empezar en el Ecuador, desde cero, dichas carreras.

Cientos de millones de dólares gastó el malhadado gobierno de la Revolución Ciudadana en otro de sus tantos proyectos fallidos y publicitados. Esos cientos de millones debieron haberse invertido en la formación de 20.000 maestros, en la construcción de 400 escuelas y aún quedaba el doble para otros fines de educación casa adentro. (O)

Autor: Bernardo Sandoval

Fuente: El Telégrafo

Deja un comentario