Día de Galápagos: ¿cuál es el destino de Galápagos? Mito y realidad de las “Islas Encantadas”

Este 12 de febrero Ecuador celebra 188 años de la incorporación oficial de las Islas Galápagos al territorio nacional. En este archipiélago, casi una de cada cuatro especies es única, por su ubicación en la confluencia de tres corrientes oceánicas que crean uno de los más altos niveles de endemismo marino de todo el mundo. Su extraordinario nivel de aislamiento y la conservación de sus ecosistemas han generado creciente interés. Pero, a pesar de su reconocimiento global, poco se conoce sobre la vida actual en esta provincia ecuatoriana, ubicada a unos mil kilómetros del continente, donde la población de tres cantones con necesidades crecientes plantean nuevas respuestas sobre el futuro de Galápagos.

Laboratorio natural y social

Observar la vida silvestre es la razón para visitar Galápagos. Sin embargo, en este ecosistema prístino donde habitan las tortugas gigantes, también conviven poblaciones humanas. El ser humano sería una de las especies quizá menos observadas del parque nacional. Numerosa y diversa, la sociedad de Galápagos configura un verdadero laboratorio social de urgente atención.

dia de las islas galapagos
Día de Galápagos

Antes de que se descubra su potencial turístico, Galápagos tuvo diversos destinos. Las islas sirvieron de escondite para los piratas ingleses en el siglo XVI; como colonia penitenciaria a mediados del siglo XIX y base naval, acogiendo a diversos visitantes a lo largo de los años. A inicios del siglo pasado, en la isla Santa Cruz la población no llegaba a 150 habitantes, principalmente extranjeros que se asentaron atraídos por el ambiente apacible, y que gracias a sus destrezas de navegación y pesca construyeron las bases de una comunidad que aprendió a sobrevivir en un ambiente precario.

El turismo es un descubrimiento relativamente nuevo en la historia de las islas. Inició por el interés científico, y necesidad de los investigadores de acceder a las islas, y contar con un refugio a bordo de embarcaciones de pesca. La demanda de los naturalistas motivó el desarrollo del turismo especializado en la naturaleza, operación turística de alto estándar mundial con décadas de experiencia.

Galápagos de los últimos 20 años cambia drásticamente. Llegan olas migratorias internas -una suerte de ‘fiebre del oro’-, motivadas por los recursos pesqueros y actualmente la ilusión del turismo informal. La comunidad Salasaca sería uno de los grupos humanos que se ha sumado a la fuerza laboral de la provincia recientemente.

La economía es una paradoja. Un salario básico 80% más alto que el continente está relacionado al significativo recargo en todos los costos de vida, derivados de la complejidad logística del aislamiento. Víveres y servicios llegan a costar hasta 7 veces más. Un litro de aceite que cuesta dos dólares, se lo vende en 3,50 dólares en Galápagos, y hasta el líquido vital llega del Ecuador continental. La escasez y carencias de los isleños se corrigen con políticas proteccionistas, configurando una economía de contradicciones y contrastes de compleja resolución en el plazo inmediato.

Urbes isleñas, un nuevo paisaje

No solo las erupciones volcánicas transforman el paisaje del archipiélago. Los asentamientos humanos, han modificado la fisonomía urbana de las islas pobladas, a la par del crecimiento demográfico, sin un plan de ordenamiento territorial coherente al entorno.

En el 2015, se registró una población de 25 mil habitantes según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) y, conforme a sus proyecciones, las islas alcanzarán unas 33 mil personas en este año. “Los seres humanos de Galápagos nos hemos multiplicado aproximadamente 18 veces en estos últimos 65 años”, explica Byron Delgado, investigador de la Fundación Charles Darwin, en un artículo sobre la población humana en el archipiélago. En una extensión de 240 km2 de área habitable, la densidad poblacional ha superado los 100 habitantes por km2, el margen recomendado sería de 3,15 habitantes por km2.

La explosión demográfica plantea múltiples interrogantes. La gestión urbana y el ordenamiento territorial sostenible serían los factores críticos en una isla en la que, según datos del INEC 2015, solo el 26% de viviendas cuenta con servicio de alcantarillado.

Un nuevo destino de sol y playa

En la última década, se suman nuevas modalidades de visita a Galápagos con incremento sostenido del turismo terrestre informal. Según registros de 2019 de las tasas de ingreso al Parque Nacional Galápagos, más de 270 mil visitantes ingresaron como turistas. De cada 10 turistas, 7 realizaron turismo terrestre y 3 turismo marítimo.

Las nuevas modalidades de turismo bajo economía informal, suman un mercado creciente que no se ha podido dimensionar. Su impacto real a la economía y su huella ambiental no se han evaluado aún. La proliferación descontrolada de alojamientos es crítica. Un estudio de 2007 de la Fundación Darwin reportó 65 hoteles en 2006. Para 2018, la cifra había aumentado a 317, según el Observatorio de Turismo de Galápagos. Además, se suman los servicios que actualmente se ofertan a través de aplicaciones que registran cobros bajos y anticipados que no se ven reflejados en la economía local.

Galápagos podría convertirse en un nuevo destino de sol y playa, con similares características y desafíos de los balnearios y playas de la costa ecuatoriana. Según el estudio de 2009 del Ministerio de Turismo y Conservación Internacional, los modelos masivos de turismo en playas ponen en riesgo al destino natural; por el contrario, las modalidades de ecoturismo generarían círculos virtuosos para la sociedad y el ambiente.

Mito y realidad del turismo en Galápagos

La incidencia del turismo insular en la economía ecuatoriana ha sido creciente. Galápagos aporta significativamente a esta industria, considerada como la tercera actividad no petrolera más importante del país, con ingresos que superan los USD 1800 millones de dólares, según datos de 2019 del Ministerio de Turismo. Galápagos ocupa el tercer lugar entre las provincias que más aportan Valor Agregado Bruto Turístico al Ecuador con un 7,43%, según datos del Banco Central del Ecuador (BCE) de 2016.

El sector turístico de Galápagos es un potente dinamizador de la economía local y del continente. El sector formal ha liderado una operación dirigida al mercado internacional, incentivando poderosamente el ingreso de divisas al país. Según un estudio de la consultora Stratega, todas las embarcaciones que operan en Galápagos, añadido otros gastos en los que incurren los huéspedes de esas embarcaciones mientras visitan el país, contribuye al menos el 22% de todas las divisas que ingresan al país por turismo.

De acuerdo el Observatorio de Turismo de Galápagos, solo las embarcaciones turísticas generan cerca de mil fuentes de empleo y son el principal consumidor de productos y servicios ofertados en las islas. Actualmente operan cerca de 200 embarcaciones de distintas escalas. Para Adatur, organización que representa a los armadores de Galápagos, el turismo navegable observa rigurosas regulaciones nacionales e internacionales, sin ningún tipo de subsidios.

Galápagos pone al Ecuador en los ojos de la humanidad

Tomó décadas consolidar la operación turística de Galápagos para presentar a los exploradores del mundo el entorno que inspiró la célebre teoría de la evolución de las especies del naturalista británico Charles Darwin. Hoy es una de las reservas ecológicas más grandes e importantes del planeta y el mayor centro turístico del país.

Galápagos trae tanto oportunidades como desafíos para Ecuador. Que la humanidad haya confiado este ecosistema único de extrema fragilidad no es solo motivo de orgullo sino de gran responsabilidad para los ecuatorianos. La Unesco declaró a las islas como Patrimonio Natural de la Humanidad en 1979 y, 6 años más tarde, como Reserva de la Biósfera (1985). Y en el 2007, la Unesco declaró al archipiélago Patrimonio de la Humanidad en riesgo medioambiental y estuvo incluido en la Lista del Patrimonio de la Humanidad en peligro hasta 2010.

Cuando medios referentes han incluido a Galápagos entre los destinos para visitar antes de morir, cabe preguntarse sobre el futuro de Galápagos sin un modelo sostenible de turismo.

¿Qué te pareció esta noticia?
[Total: 0 Promedio: 0]

Deja un comentario