¿Nuevas movilizaciones?

El Gobierno del presidente Guillermo Lasso todavía no cumple los primeros 100 días de gestión y, una parte de la dirigencia indígena y sindical, anuncia nuevos paros y movilizaciones.

¿Cuál es el motivo? De acuerdo al presidente de la Conaie, Leonidas Iza, cuatro son las exigencias al Gobierno: derogatoria de los decretos ejecutivos relacionados con la eliminación de los subsidios a los combustibles, el sistema de bandas para la fijación de los precios, detener la radicalización de las políticas extractivistas y, finalmente, establecer una moratoria para los beneficiarios de créditos otorgados por el sistema financiero.

De su parte, el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) ultima los detalles del repertorio de la protesta, siendo uno de los principales motivos de lucha la ratificación de las reformas realizadas por la Asamblea Nacional a la Ley Orgánica de Educación Intercultural. Reforma polémica que estableció, sin financiamiento y sin un estudio técnico de por medio, un nuevo techo para la jubilación de los maestros (30 años como límite) y una equiparación salarial que consiste en fijar como salario básico el monto de mil dólares. Es lo que se podría llamarse como populismo parlamentario.

Sin embargo, todas estas medidas y reformas no han sido producto de la iniciativa del actual Gobierno sino que vienen de la administración anterior. En el caso de la eliminación de los subsidios, ya hay un acuerdo con el sector de los transportistas para focalización del subsidio y evitar así que haya un alza en los pasajes de transportación pública.

leonidas-iza-movilizaciones-ecuador
Artículo de Sebastián Mantilla: ¿Nuevas movilizaciones?

Como ha ocurrido en el pasado, tanto la Conaie como el FUT siguen postrados en el pasado y no han sido capaces de plantear soluciones a los problemas que implican sus demandas: la eliminación de los subsidios del diésel beneficia principalmente a los sectores acomodados e incluso a grandes mafias que lucran del contrabando y venta ilegal de combustibles a embarcaciones pesqueras que se encuentran en las inmediaciones de nuestras costas. El subsidio a los combustibles afecta a la caja fiscal, limitando no solo la inversión que anualmente debería hacer el Estado en infraestructura de diverso tipo sino incluso para el pago de salarios del sector público.

No estamos hablando de la aplicación de un “paquetazo” económico o de un incremento de los impuestos de parte del presidente Lasso. Al contrario, todavía no se han cumplido los primeros 3 meses de Gobierno y el plan de vacunación ha sido un éxito. Se han aplicado hasta el momento 12,8 millones de dosis: 9,6 millones de primeras dosis y 3,3 millones en segunda dosis.

Detrás de estas medidas de hecho se evidencia principalmente motivaciones de carácter político. No son medidas que tienden a solucionar los problemas de fondo del país. Buscan, al contrario, debilitar políticamente al Gobierno y mejorar la imagen de quienes se ubican del otro lado. De eso ya está cansado el Ecuador.

Autor: Sebastián Mantilla

Fuente: El Comercio

Deja un comentario