Moreno vuelve trizas a Correa en Semana

Lenín Moreno lució irreconocible: pausado y sobrio, concreto y sin evadir una sola pregunta, respondió durante 44 minutos a tres periodistas de la revista Semana. Lo entrevistaron tras la revelación que hizo el semanario colombiano de los archivos digitales de Uriel, un comandante guerrillero del ELN que murió en un enfrentamiento con los militares colombianos. En sus documentos se habla de un apoyo de 80 000 dólares enviados a la campaña de Andrés Arauz. Semana entrevistó antes a Rafael Correa quien, además de calificar de patraña las revelaciones publicadas, que están judicializadas en Colombia, endosó el caso a Lenín Moreno y lo trató con epítetos que los periodistas no osaron repetir. Por ejemplo que era de “las peores basuras que ha parido nuestra América”.

“Yo siempre lo respeto, aunque él use términos de alcantarilla”: con esa respuesta Moreno rayó la cancha buscando no ponerse a su nivel. Pero luego, sin mostrar apasionamiento alguno, lo cercó y no lo soltó. Las revelaciones de Semana no fueron noticia para él. Al contrario: corresponden con los antecedentes que dijo tener sobre Correa, “un presidente que aprendió a mentir al Ecuador y al mundo”. Moreno fue contundente, pero se cuidó de no lanzar epítetos personales o insultos. Hizo algo mejor: profirió serias acusaciones: “No soy yo el que le ha calificado de delincuente, no soy yo el que le ha calificado de secuestrador, de corrupto y de ladrón. Lo ha hecho la justicia y la gente que ha hecho las acusaciones respectivas.” Vicky Dávila, la nueva directora de Semana, citó, entonces, las amenazas de Correa. “Dijo que de ganar Arauz, usted no tendrá dónde esconderse”. Moreno no titubeó y le dio la razón: “Yo sé que no tendré dónde esconderme, porque no tuvieron dónde esconderse la gente que ha sido asesinada. Como el general Jorge Gabela, Bosco Wisuma, como el capitán Ortega, como Quinto Pazmiño, su esposa, como su suegra, como el periodista Valdivieso y un montón de etc”. Luego recordó lo que hizo la Justicia con Galo Lara y el caso de su esposa, molida a golpes en el estómago -dijo- hasta provocar un aborto. Y concluyó: “así eran las venganzas que tenía el anterior expresidente Correa”.

Moreno no se contuvo y, de hecho, prometió dar un «listado de todas las violaciones flagrantes, asesinatos, secuestros y crímenes de todo tipo por orden del presidente Rafael Correa«. Repitió una y otra vez su invitación a los periodistas a que saquen sus conclusiones. Le preguntaron sobre lo que ocurriría con la guerrilla colombiana en caso de un eventual triunfo de Andrés Arauz. ¿Habría un retroceso en ese punto en Ecuador? «Como lo fue con Correa», dijo: “Después del triunfo de Rafael Correa, sospechosamente se formó una franja virtual similar a la que tienen en Colombia en la que transitan con liberalidad las personas que trafican la droga (…) “esa franja la detecté cuando asumí la presidencia y me di cuenta de la cantidad de mentiras y patrañas que había montado el expresidente Correa”.

declaraciones lenin moreno semana
Lenín Moreno en revista Semana de Colombia

Una primicia que los entrevistadores no dejaron pasar. ¿Correa permitía todo esto? ¿Era cómplice de todo esto? “Nosotros creíamos que era verdad cuando Correa se quejaba de la intromisión de aviones que bombardearon Angostura… Pero luego investigamos y averiguamos que perfectamente conocía de la presencia de estos grupos y se apoyaba en ellos para empezar a formar grupos insurgentes en nuestro país”. El periodista insistió: ¿Pero permitía esas actividades de narcotráfico? “Deduzca usted”, repitió Moreno antes de resumir lo que había dicho: “Había una franja, fueron inutilizados los radares y no se compró ningún tipo de armamento para dotar a la policía y el ejército para que realicen un combate». Y dueño de la escena, remató en el mejor estilo torero: «si con esas premisas, usted no puede deducir la conclusión…».

Le citaron una de las menciones encriptadas del ELN que apunta a Correa: “Se trata de mantener y afianzar nuestra estrategia de reconocimiento que se esperaba fortalecer con nuestro amigo del Cinturón”, Moreno ya había hecho el ejercicio didáctico: deduzcan. En claro, sí, se trata de Correa. El mismo Correa que trató de mentiroso y del cual dijo que las investigaciones determinaron que «no era sino el líder de una organización corrupta que tenía como propósito recaudar mucho dinero para perpetuarse en el poder».

El tema de que no tendrá, según Correa, dónde esconderse volvió a la conversación. Y Lenín Moreno sumó, en su respuesta, un elemento realmente comprometedor para el expresidente: «ya me han perseguido, tienen mucho poder, el poder del dinero que se han llevado y el poder del dinero del narcotráfico».

Irreconocible lució Lenín Moreno: claro, directo, enfocado, definido y decidido. Un perfil que el país desconoce y que hubiera apreciado en lugar de sus divagaciones cuánticas. Curiosamente destrozó la imagen que Correa se labró y lo hizo ante Vicky Dávila que, en las entrevistas que ha hecho al expresidente, lo ha tratado más como hincha que como periodista. No obstante, el presidente se cuidó de dar papaya para que lo acusen de intervenir en esta elección y de participar en alguna campaña contra Arauz. Y dijo que no se irá del Ecuador y que si vuelve el autoritarismo, «si el comportamiento dictatorial y hasta criminal regresa, pues estaré ahí en la lucha».

Fuente: 4 Pelagatos

1 comentario en «Moreno vuelve trizas a Correa en Semana»

Deja un comentario