Mexicano perdió a 13 familiares por el COVID-19

El 2020 quedará grabado en la memoria de Ricardo Aguirre como el año en que prácticamente lo perdió todo. El calvario empezó en el mes de mayo con el contagio de COVID-19 de su madre, quien laboraba en una empacadora.

Ricardo fue hospitalizado con fiebre de 41°C, su madre y su esposa también fueron ingresadas. Pero su padre vivió un verdadero martirio, entre mayo y septiembre estuvo internado en cuatro hospitales, finalmente falleció el 11 de septiembre.

Más de cuarenta familiares de Aguirre, un inmigrante mexicano radicado en Arizona, se infectaron con el coronavirus, trece de ellos han muerto por el COVID-19 y la lista podría seguir aumentando.

Ver la entrada

mexicano-perdio-familiares-covid
Mexicano perdió a 13 familiares por el COVID-19

El virus también se llevó su negocio de comida y le dejó una enorme cuenta por gastos médicos, adeuda alrededor de USD 3 millones por la atención que recibieron sus padres, su esposa y él mismo.

Pero como en toda tragedia también hay una luz de esperanza, el mes de noviembre de 2020 nació su hija Guadalupe de Jesús, una niña a la que ve como una señal de cambio y esperanza.

A Ricardo Aguirre, de 42 años, le tomó un poco más de una década que la venta de tamales en una minivan se convierta en una exitosa empresa de catering en Arizona, ahora sin negocio y con el pesar de las pérdidas y las deudas, se aferra a la esperanza de la fe católica y en el país que lo acogió.

Deja un comentario