Lucio Gutiérrez denuncia persecución política en su contra

El exmandatario ecuatoriano Lucio Gutiérrez denunció hoy una presunta persecución política en su contra por parte del Gobierno de Rafael Correa, con el objetivo, según dijo, de frenar su candidatura presidencial.

Gutiérrez, que es una de las cabezas visibles de la oposición, denunció supuestas escuchas telefónicas en su contra y de varios de sus correligionarios, además de presiones para llevarlo a los tribunales.

Lucio Gutiérrez denuncia ser perseguido político
Lucio Gutierrez: ‘Quieren frenar mi candidatura presidencial’

«Tenemos esas denuncias de gente cercana al Gobierno» de Correa, señaló Gutiérrez, que no identificó a las fuentes, pero dijo que dispone de información de que el Ejecutivo estaría usando «equipo sofisticado» para interceptar sus teléfonos.

Asimismo, afirmó que desde hace tres años se mantienen en su contra varios procesos judiciales, entre los cuales mencionó el de que supuestamente alentó una dura protesta antigubernamental en la región amazónica de Dayuma y un caso de supuesta «piratería marítima».

Esas son acusaciones «falsas y perversas» surgidas de «una mentalidad diabólica», añadió el ex gobernante, quien insistió en que se presentará a los comicios presidenciales del próximo año en representación del Partido Sociedad Patriótica (PSP), que dirige.

No obstante, expresó su deseo de que todas las fuerzas políticas de la oposición se coaliguen en un solo frente para presentar una candidatura única que enfrente a la probable campaña por la reelección de Correa.

Gutiérrez dijo que, a su criterio, la presión política en su contra se evidencia también en la investigación que han anunciado autoridades para investigarle por creer que él está detrás de la sublevación policial del 30 de septiembre de 2010, una jornada en la que fallecieron unas diez personas.

Con la vinculación en este caso, se quiere «inhabilitarme políticamente, despojarme de los derechos políticos», aseguró Gutiérrez tras remarcar que la acusación «no tiene fundamentos», aunque podría prosperar porque, según él, el Gobierno ejerce presión en la justicia.

El exmandatario dijo que conoce que la próxima semana el Gobierno presentará una denuncia formal en su contra para vincularlo en el proceso de investigación del alzamiento policial de hace casi un año, pero dijo que ello no le preocupa y que espera que lo citen a declarar.

«Estoy listo para ir a declarar, no abandonaré el país y, como siempre, voy a dar la cara» ante la justicia, añadió el político opositor, que gobernó el país entre enero de 2003 y abril de 2005, cuando fue derrocado del poder en medio de fuertes protestas populares en Quito.

Además, explicó que pedirá a la Fiscalía General del Estado que también investigue a Correa, al que calificó como «único responsable» de las muertes ocurridas durante la revuelta policial.

En esa jornada, Correa estuvo retenido por más de nueve horas en un hospital de la institución, de donde fue rescatado por militares y agentes leales, en medio de un intenso tiroteo.

Los opositores niegan la versión del Gobierno de que en esa jornada hubo un «intento de golpe de Estado» e intenciones de matar  a Correa.

«Atacar un hospital es un crimen de lesa humanidad», señaló Gutiérrez, quien ha sido acusado de estar detrás de la revuelta por unas declaraciones hechas días antes de esa jornada, en Estados Unidos, donde aseguró que si desaparecía Correa, también lo haría el «socialismo del siglo XXI» que pregona.

El ex mandatario ratificó que, en su opinión, el modelo socialista que aplican mandatarios de la región como Correa y el venezolano Hugo Chávez, podría convertirse en un factor de conflicto en América Latina, por lo que debería desaparecer.

Fuente   Diario La Hora

¿Qué te pareció esta noticia?
[Total: 0 Promedio: 0]

Deja un comentario