La vejez

La pandemia trajo consigo la guadaña de la muerte, fundamentalmente dirigida a los seres humanos en proceso de envejecimiento. Concomitantemente afloraron preguntas éticas sobre escoger quién sobrevive, quién llega al respirador, a quién rechaza el sistema por su ‘edad’. Un discrimen por donde quieran analizar los juristas. Terrible dilema moral que debe analizarse a profundidad y corregirse, para que jamás vuelva a suceder. ­Tomarán años los estudios, pero hay que saber lo que pasó y lo que pasa.

Necesitamos iniciativas internacionales que coordinen en los foros internacionales, gubernamentales y no gubernamentales, la negociación de una convención internacional vinculante de los ‘Derechos de las Personas en proceso de Envejecimiento’. Esa convención deberá promover y proteger los derechos humanos de cerca de mil millones de seres humanos.

Hay que recordar que el tema del envejecimiento ya venía siendo tratado por Naciones Unidas y otros mecanismos internacionales por las implicaciones derivadas de la prolongación de la vida de este importante sector en los campos financieros, de salud, laborales y de toda índole. Los países europeos y Japón son ejemplos de este fenómeno. Esas deliberaciones han tenido una larga tradición, pero yo creo que con el covid-19 cambió esto para siempre. Ya no se trata de asistencialismo y cuidados, se trata de derechos. Por primera vez vimos sistemas legales trastrocados, relegados por necesidades “emergentes” de salud pública o quién sabe de que otro orden.

Yo tuve el alto honor de presidir el Grupo de Trabajo que redactó la Convención de la ONU para los Derechos de las Personas con Discapacidad. Fue una labor diplomática muy intensa convencer a los 193 países miembros de las Naciones Unidas sobre la necesidad de proteger los derechos de las personas con discapacidad. Ha sido la Convención de la ONU con el mayor número de países ratificantes y es un marco legal “vinculante” para los Estados para proteger la vigencia de los derechos de los más vulnerables.

vejez-ecuador
Artículo de Luis Gallegos: “La vejez”

Me aparto de estos dos elementos sustantivos, la persona con discapacidad y la persona en proceso de envejecimiento para recordar que cada uno de ellos tienen esposos, hijos, padres, que forman un colectivo de varios miles de millones. Parto de una pregunta que me involucra a mi y a mi familia. ¿Qué sería si uno estuviera en esa camilla entre la vida y la muerte? Por ello, a falta de legislaciones nacionales visionarias, la comunidad internacional debería promover que en una situación similar, no se repitan estos ejemplos.

Hemos perdido como sociedades la ética y la moral, pero sobre todo la solidaridad. Países importantes en el contexto internacional prohibiendo vender vacunas e insumos. ¿Y los demás? Aquellos de los más pobres entre los pobres que si no se vacunan pueden generar cepas cada vez más resistentes. No nos olvidemos de esta, si no salimos todos no sale nadie. No debe ser así, ¡todos deben tener el mismo derecho a vivir!

Autor: Luis Gallegos Chiriboga

Fuente: El Comercio

Deja un comentario