La Casa 1028

Había una vez una niña llamada Bella Aurora. Era hija de padres ricos y cariñosos. En aquel tiempo la Plaza de la Independencia no tenía el monumento a la Libertad , sino una pila al centro. Allí se realizó una gran corrida de toros.

Leyenda de la Casa 1028
La Casa 1028

En segundo lugar salió un toro negro. Luego de mirar a su alrededor se acercó lentamente hacia Bella Aurora, quien se desmayó del susto. Sus padres la llevaron a curarla del espanto.

Dicen que el toro negro se desesperaba en la plaza. Buscaba a la niña. Al no encontrarla saltó la barrera y se fue a la casa 1.028. Rompió la puerta de la calle. Subió al corredor. Olfateó por todas partes. Entró al dormitorio de Bella Aurora. Al ver al toro, ella quiso huir, pero no tuvo fuerzas.

Solo alcanzó a dar un grito fuerte, mientras el toro la embestía. El animal desapareció después. Se hizo humo.

-¿Y los padres de Bella Aurora?

-Lloraron bastante por la muerte de su querida hija.

¿Qué te pareció esta noticia?
[Total: 1 Promedio: 1]

3 comentarios en “La Casa 1028”

Deja un comentario