Gabriela Villalba contra la anorexia y la bulimia

Gabriela Villalba regresó tras casi tres años al país luego de vivir en Chile, México y Estados Unidos. La cantante es la imagen de la campaña Yo me quiero como soy, que busca prevenir la anorexia y bulimia.

Manteniendo el carisma y la sencillez que la caracterizó desde que ganó el reality ‘Popstars’, ella cuenta cómo superó la bulimia nerviosa que le afectó hace dos años, en el momento de mayor éxito del grupo Kudai, lo vivido por la separación de la banda y sus planes en la música para el próximo año.

Gabriela Villalba contra la bulimia y la anorexia
Gabriela Villalba apoya campaña ‘Yo me quiero como soy’

¿Cómo se dio su nexo con la campaña?

Tuve bulimia nerviosa hace dos años, en pleno apogeo de la gira de Kudai. Ganamos premios MTV, estábamos en gira latinoamericana y colapsé. Lo mío vino por trastornos nerviosos porque soy una persona muy exigente, no paré en ningún momento. No se lo dije a mi familia hasta que un momento se me estaba cayendo el pelo a montones, no podía controlar mis vómitos, me pasaba en conciertos, en firma de autógrafos, se me salió de las manos. El miedo a que te juzguen, a que hablen mal de ti, a que te malinterpreten, puede ser muy fuerte. Si no paraba, no lo reconocía, podía ser letal.

Lo reconoces por cómo está tu cuerpo, por la delgadez que tienes. Yo a causa de evitar vomitar casi caigo en anorexia porque ya no comía. Fue muy duro. Hoy en día decido hacerlo público porque sé que cuando una persona es joven, es artista, tienes muchos oídos que te escuchan, sobre todo adolescentes que es donde más atacan estos trastornos. Con suerte, con ayuda, con profesionales, pude salir.

¿Cuáles fueron las claves para superar este trastorno?

Lo primero es aceptar que nadie es perfecto, es una enfermedad psicológica. No iba ligado a mi imagen, se desarrolló por nervios. Además fui uno de los primeros casos de influenza AH1N1 en México, no lo dije. Vi que se me bajaron las defensas, no podía caminar, pasaba dormida horas en mi cuarto. Empecé a pedir ayuda primero a mi equipo de trabajo, con la cara en el piso porque reconocer es difícil. Les dije tengo bulimia nerviosa, necesito su ayuda. En ese momento fueron muy cariñosos conmigo, tuve su apoyo, de mi familia, de mis amigos, de una doctora maravillosa en México, pero lo que me sacó adelante fue el compromiso que me hice conmigo: no le voy a volver a hacer esto a mi cuerpo. En el momento que la doctora me dijo, Gaby, sabes que aunque lo controles, todos estos ácidos que te están saliendo al vomitar pueden causarte un cáncer en la laringe o en la faringe y no vas a poder cantar, estás consciente de eso, fue clave.

¿Qué consejo le da a las chicas que están pasando por estos problemas?

Que no hay una mujer perfecta, no hay un estándar perfecto, nada más depende de ti. Todos tenemos diferentes talentos, fortalezas. Es una cuestión de no ser tan duro con uno mismo. Para mí hubiera sido mejor nunca decir nada, nadie se hubiera enterado, pero hoy decidí exponerme para que alguna chica escuche y pueda tener ayuda. Se puede salir, siempre hay una solución, siempre y cuando la persona reconozca, sin miedo se puede salir. Esta enfermedad fue un sacudón, me dijo, no eres súper mujer, debes parar, hacer un alto porque llevaba ocho años sin parar.

Una Gaby más madura.

Madura y sin miedo. No tengo miedo de nada. Creo que hoy en día el único miedo sería quedarme callada y mantenerme como la Gaby triunfadora, la que es una artista y no la que es una humana, la que ha pasado por cosas, que la vida me ha hecho muy fuerte. Agradezco las buenas como las malas experiencias porque eso me ha hecho ser hoy bien plantada y sin miedos. Una pieza que me ayudó muchísimo fue que en este tiempo de ausencia decidí estudiar una carrera, soy nutricionista holística, y eso para mí fue primordial porque aprendí a sanarme y a perder el miedo a la comida. Aprender a cuidarme, a alimentarme bien. Fue una forma de cuidarme.

¿Cuánto ha cambiado tras su paso por Kudai y la fama lograda con el grupo?

Me considero una chica bendecida y afortunada porque los talentos que tengo no necesariamente han sido los más fuertes o los mejores. Hay mucha gente más talentosa que yo, pero Dios y la vida han sido tan bondadosos conmigo. Tengo un país que ha depositado su fe y cariño en mí. Al enfrentarte a cosas como estar lejos, sin tu familia, pasar un trastorno, pasar ciertos momentos duros en la carrera en los que te han criticado fuertemente. Cuando uno quiere algo de corazón no hay imposibles, el cielo es mi límite. Siempre he luchado, he sido fuerte. Atrás de esa artista hay una chica común y corriente que tiene sus sueños y sus miedos. Siempre intentando mantener un balance. Cuando estoy frente a cámaras tomo mi postura de una artista porque tengo carrera, tengo cancha y lo disfruto, es lo mío. Pero cuando estoy fuera de esto soy Gaby. Hago mucho yoga, estudié una carrera. Uno siempre debe mantenerse en el suelo, porque se tiene momentos lindos y malos.

¿Le afectó la separación de Kudai?

Fue durísimo porque no me lo veía venir. Con Kudai teníamos planes inmensos que estoy 100% segura de que los podíamos realizar. No tengo duda de que era un grupo de proyección mundial. No éramos solo una banda que cantaba de amor y desamor, tocábamos una temática social fuerte. Los cuatro estábamos comprometidos que cuando sucedió la ruptura nos tomamos un tiempo, pero cuando fue definitivo nada más te toca aceptar porque para que un carro ande las cuatro ruedas deben estar en la misma dirección. Fue una pena, hasta ahora no me lo creo. Me quedo con lo que viví, me gustó, me abrió un mercado gigante que estoy dispuesta a recuperar.

¿Le molestaron las declaraciones de Bárbara Sepúlveda acusándola de ser la causante de la separación del grupo?

Yo sería incapaz de hablar mal de mis compañeros. Les tengo cariño, con el tiempo he aprendido que uno no es moneda de oro para estar agradando a todo el mundo. Si ella tuvo sus motivos de decir lo que dijo me dolió en el alma porque la quiero, pero no voy a tomar parte de una pelea porque mi ética y mi moral no me lo permiten. Decidí hacerme a un lado y son crecimientos que uno va teniendo. Todos mis compañeros, desde las Kiruba hasta los Kudai, han sido personas que han compartido un trabajo y han sido amigos. Prefiero quedarme con los buenos momentos, con las experiencias lindas, con todo el cariño de los fans. Ver a Kudai como una etapa hermosa, un grupo que tocó a una generación muy difícil y que logró grandes cosas. Dejar este episodio (de polémicas) atrás.

¿Qué planes tiene en su carrera?

Voy a estar en el país hasta enero por la campaña para dar charlas en Cumbayá, Quito, Cuenca, Manta y Guayaquil, y acabado tengo otros planes, no es en Ecuador lastimosamente, pero voy a regresar porque quiero estar conectada con mi país. La música es mi esencia y va por ese camino. Esta etapa es nueva, pienso diferente, me siento distinta pese a que soy la misma, he crecido. Se vienen cosas buenas. Aún no hay como decir nada. Solo puedo decir que creo que será el mejor proyecto que he realizado.

¿Qué te pareció esta noticia?
[Total: 0 Promedio: 0]

Deja un comentario