Dinamarca sacrificará a 17 millones de visones por riesgo de propagación del coronavirus

Dinamarca sacrificará a alrededor de 17 millones de visones tras detectarse una nueva cepa de SARS-CoV-2 -el virus que causa la COVID-19- en varias granjas del país.

Esta nueva cepa del coronavirus muestra menor sensibilidad a los anticuerpos y podría comprometer la eficacia de nuevas vacunas contra la enfermedad. Adicionalmente, se ha podido comprobar que esta mutación del virus tiene la capacidad de transmitirse de visones a humanos.

Dinamarca informó que se han detectado más de 200 personas infectadas con cepas de coronavirus relacionadas con los visones.

dinamarca visones covid19
Dinamarca sacrificará a 17 millones de visones

Norte de Dinamarca a confinamiento

El Gobierno de Dinamarca ha anunciado el confinamiento estricto de siete municipios del norte de la península de Jutlandia por casos de contagios con esta variante del virus. Las medidas afectan a 280 000 habitantes. Durante al menos cuatro semanas cerrarán restaurantes y bares, centros culturales y deportivos e institutos, mientras las escuelas infantiles se mantendrán abiertas.

Esta nueva variante del virus “podría tener consecuencias devastadoras para la pandemia en el mundo entero”, ha advertido la primera ministra danesa Mette Frederiksen en una comparecencia virtual. “Un virus mutado corre el riesgo de propagarse a otros países. La situación es muy seria”, ha añadido. La Organización Mundial de la Salud ha confirmado en Twitter que está al tanto de las informaciones sobre la mutación de virus en los visones de Dinamarca y que están en contante comunicación con las autoridades del país.

Ocurrió lo mismo en Países Bajos y España

Hace unos meses los Países Bajos detectaron que el nuevo coronavirus podía pasar de los cuidadores de las granjas de visones a los animales y después de estos a los humanos, lo que llevó al sacrificio masivo de ejemplares. En España, un brote de coronavirus obligó a acabar con los casi 100.000 de estos animales de una granja de La Puebla de Valverde, en Teruel, por las mismas razones.

Una de las cosas que puede hacer a un virus más peligroso es que salte de una especie a otra. Un solo virus que entra en una célula es capaz de producir decenas de miles de copias de sí mismo. El virus necesita la maquinaria biológica de su nuevo huésped para leer y copiar su secuencia genética. En este proceso suceden errores de copia, mutaciones, que pueden cambiar la fisonomía del virus. Si estas nuevas variantes vuelven a saltar a otra especie puede que el sistema inmune no sepa identificarlo y combatirlo con efectividad incluso aunque alguien se haya vacunado antes contra una versión previa del mismo virus. Esto es lo que podría suceder en Dinamarca, según las autoridades del país.

Dinamarca es el mayor productor de visones del mundo, la piel de estos animales es muy apreciada en la industria de la confección de abrigos y otras prendas de lujo.

Deja un comentario