Corpus Christi

El Corpus Christi es una fiesta de los católicos que busca realzar el sacramento de la Ecuaristía o Comunión. La principal finalidad del Corpus Christi o Cuerpo de Cristo es proclamar y aumentar la fe de la Iglesia Católica en Jesucristo presente en la Eucaristía, donde Jesús convierte el pan y el vino en su cuerpo y sangre.

Corpus Christi
El Corpus Christi celebra el Santísimo Sacramento de la Eucaristía

La celebración del Corpus Christi se lleva a cabo a partir del día jueves, 60 días después del Domingo de Pascua o Resurrección. Durante esta celebración la Iglesia Católica realiza varias actividades pero una de las más importantes es la procesión en donde la hostia, representación del cuerpo de Cristo, es la principal protagonista que es exhibida en una custodia.

Origen del Corpus Christi

El Corpus Christi se remonta al siglo XIII. Dos eventos contribuyeron a la institución de la fiesta: las visiones de Santa Juliana de Mont Cornillon y el milagro Eucarístico de Bolsena.

Visiones de Santa Juliana
Se cuenta que en Lieja, Bélgica, la religiosa cisterciense Juliana de Cornillón tuvo una visión que interpretó como la necesidad de instituir una celebración a la presencia de Jesús en la Eucaristía.

Una noche, la luna llena brillaba como plata, pero con una mancha negra; interpretó que la luna representaba a la Iglesia militante en la tierra, que recibe la luz del Sol: Cristo Jesús; la mancha la interpretó como la carencia de una celebración litúrgica para la Eucaristía. Juliana presentó petición a las autoridades eclesiásticas, hasta que el Obispo de Lieja Roberto de Theorette en 1246 celebró el primer Corpus.
Más adelante, el Papa Urbano IV instituyó la celebración del Corpus Christi para la Iglesia Católica, fijándola el Jueves después de la fiesta de la Santísima Trinidad.

Milagro de Bolsena
En 1264, el Padre Pedro de Praga, Bohemia, dudaba sobre el misterio de la transustanciación del Cuerpo y de la Sangre de Cristo en la Eucaristía. Acudió en peregrinación a Roma para pedir sobre la tumba de San Pedro la gracia de una fe fuerte. De regreso Dios se le manifestó de manera milagrosa pues celebrada la Santa Misa en Bolsena, la Sagrada Hostia sangró llenando el Corporal de la Preciosa Sangre. La noticia del prodigio llegó al Papa Urbano IV, quien hizo traer el corporal e instituyó la Solemnidad de Corpus Christi.

Deja un comentario