Cleptocracia

El gobierno del presidente Lasso inició hace poco y debemos darle a su gabinete un voto de confianza esperando que las decisiones del mandatario sean las correctas, lejos de lo que hemos vivido los últimos catorce años.

Aún vemos personajes ‘reciclados’ de los gobiernos anteriores, lo cual no es un reproche al nuevo presidente porque muchos de ellos se han incrustado en la esfera institucional, de manera que su salida es compleja. De los personajes reciclados, algunos son necesarios para la consecución institucional. Sin embargo, debemos de tener en cuenta que deben ser identificadas las ‘manzanas podridas’ para evitar que la corrupción continúe institucionalizada en algunos organismos gubernamentales y demás. Es un trabajo arduo, que seguramente no se logrará erradicar rápido ni tampoco en un solo gobierno, porque debemos entender que la cleptocracia está inmersa entre nosotros y luchar contra ella es luchar contra mafias establecidas y robustas.

Además, es labor de cada uno de los ciudadanos denunciar y no solapar los actos de corrupción, el nepotismo, el peculado y todas las actividades ilícitas que entorpecen y perjudican a la institucionalidad de nuestro país. No vale solo exigirle al Gobierno que tome acciones, sino que cada uno de nosotros, seamos o no funcionarios públicos, tenemos un deber cívico para con nuestra patria. No podemos llamarnos patriotas cuando a costa de la patria lucramos, malversamos, estafamos o permitimos el cometimiento de actos ilícitos. El patriotismo no solo se debe sentir cuando la selección de fútbol gana campeonatos o Richard Carapaz obtiene una medalla de oro olímpica, sino debe estar presente en cada una de nuestras acciones.

Es un tema fundamental entender que los valores de la sociedad están corroídos, deformados y que se ha vuelto el objetivo de muchos tener dinero sin importar la forma en que se lo haga, lo cual ha desencadenado que las sociedades acepten o aprueben la corrupción, porque hoy es más importante, para muchos, tener recursos económicos y una posición de poder, antes que poner por delante los valores, porque los últimos no dan de comer, pero sí dejan en visto nuestra moral, nuestras costumbres y nuestro patriotismo.

corrupcion-cleptocracia
Artículo de Sonsoles García: “Cleptocracia”

Ahora que se inicia un nuevo gobierno, los ciudadanos debemos de ser veedores también y denunciar cuando las cosas no estén siendo bien manejadas, porque la intención de nuestro presidente es la transparencia sobre todo; y cuando se está al mando de un país se tienen muchos frentes al mismo tiempo, que no es posible cubrirlos todos. En este momento debemos participar de manera cívica e intentar que las actuaciones de los servidores públicos sean acordes a lo que señala la Ley y nuestra Constitución.

Las palabras y actuaciones de los servidores públicos son un reflejo de su ética y sus valores, no se puede permitir que a viva voz se grite que ‘roben bien’, porque robar nunca está bien. Como ciudadanos debemos de impedir que esa filosofía se instaure en nuestros niños, porque si el futuro del país considera que están bien esas premisas tenemos un destino equivocado.

Autora: Sonsoles García

Fuente: El Universo

Deja un comentario