Al norte de Quito crecen los delitos y actos de violencia

“Cuando llegaron los delincuentes a nuestra casa, mi esposa y yo estábamos en el dormitorio. Sentimos que alguien ingresó, pero al querer reaccionar ya teníamos a tres hombres atacándonos. Uno, con gritos, nos obligó a tirarnos al suelo; otro, con un arma en la mano, me golpeó y me rompió la cabeza; el tercer delincuente, con un desarmador, la punzaba a mi pareja. En medio de mi sangre nos ataron, nos metieron en el baño y cuando salimos ya se habían llevado todo lo de valor”.

Aumenta la delincuencia en Quito
El Banco Finca al norte de Quito fue atacado el viernes

Esa es la experiencia que recuerda Carlos, un hombre de 48 años que fue víctima de robo y ataque a mano armada cuando estaba en su casa ubicada en la avenida Mariana de Jesús y Ulloa, en el norte de Quito. Él dice que la experiencia lo marcó y ahora vive inseguro.

Pese a que meses después del asalto detuvieron a uno de los supuestos delincuentes, Édgar Ponce, quien registraba detenciones anteriores por robo, atentado al pudor e investigación y descubrimiento de infracciones, Carlos tiene temor de que vuelva gente de su banda a querer vengarse por el reconocimiento de su compinche.

La víctima cree que la Policía debería implementar una estrategia específica para combatir los asaltos a casas. En su sector, asegura, que ese delito unido al robo de vehículos son de los más comunes al momento.

En esa medida, combatir la delincuencia en un área específica de impacto aparece como la fórmula para frenar el delito en el Distrito Metropolitano de Quito (DMQ). Un análisis del movimiento delictivo en los 30 circuitos policiales se plantea como mejor herramienta. Esa evaluación en la capital busca, según el ministro del Interior, José Serrano, dibujar “una verdadera georeferencialización del delito”.

En una revisión del impacto delictivo entre enero y junio del 2011, la Policía del DMQ identificó que de los 10 circuitos policiales –de las 30 existentes– con mayor impacto delictivo, al menos seis están ubicados en el norte de la ciudad, tres en el centro y uno en el sur.

La Administración Norte también ocupa el primer lugar en lo que es asalto y robo contra personas. En lo que va del 2011 ha registrado 3.216 denuncias por estos delitos; es decir, tiene más de la mitad de lo denunciado a nivel del distrito, 6.390

Las cifras existentes por denuncias de delitos en los primeros seis meses del año ha hecho que se ubique primero el circuito de Iñaquito, en el norte; le sigan Mariscal Sucre, norte; Belisario Quevedo, centro; Calderón, norte; Jipijapa, norte; Quitumbe, sur; Rumiñahui, norte; Ponciano, norte; San Juan, centro, y Centro Histórico, que también están en el centro.

Para las autoridades es necesario saber el minuto, el sector, la calle y qué tipo de delitos se cometen, para así mejorar el tiempo de respuesta policial. Pero paralelamente la ciudadanía tiene en su cabeza su propio mapa del delito; es decir, tiene claro los lugares, las horas y las formas en que está actuando la delincuencia.

“Da miedo escuchar pasar una moto en el sector financiero de Iñaquito. Sabemos que los sacapintas pululan por la zona”, cuenta Victoria, una cajera de 23 años que trabaja cerca del sector financiero y comercial, donde se produjeron en los últimos tres meses el asalto a un blindado, el ataque violento a un convoy policial que escoltaba a un ciudadano que había solicitado protección a los uniformados porque llevaba cerca de $ 12 mil en efectivo, y dos robos más al estilo sacapintas.

El hecho que más conmocionó a la capital fue el ejecutado por un delincuente contra el policía Dixon Chamba. El uniformado, quien resguardaba al civil que transportaba dinero el 28 de junio pasado, fue herido gravemente, ya que uno de los antisociales que embistió la caravana al mirar en el suelo al gendarme le levantó el chaleco y le asestó dos disparos.

“Cuando mi compañero (Dixon Chamba) se cayó, los delincuentes comenzaron a gritar: ‘¡Mátalo! ¡Mátalo!’ Él (el cabo) estaba boca abajo y uno de ellos (delincuentes) le levantó el chaleco y le disparó…”. Fue el relato del cabo Hernán Rosero, después del ataque de al menos de diez delincuentes armados.

El circuito de Iñaquito, junto a Mariscal Sucre, Jipijapa y Rumiñahui están en la Administración Zonal Norte. Según el Observatorio Metropolitano de Seguridad Ciudadana (OMSC), ese sector de la capital ha registrado mayor número de robos y hurtos a la propiedad en lo que va del año: 2.855 (atracos a domicilios y empresas), de un total denunciado en la ciudad, en los primeros siete meses del 2011, que llega a los 3.222.

Hasta ahora las autoridades buscan aplicar estrategias como colocar inhibidores de señal celular en bancos, cámaras de seguridad, etcétera; pero los ataques letales de la delincuencia continúan. La última víctima fue José Vidal Cuenca, quien el pasado viernes recibió un tiro en la cabeza, cuando iba con su hijo de 3 años en sus brazos y hubo un frustrado asalto a la sucursal del Banco Finca, ubicada de la avenida América y calle Bartolomé de las Casas, en el norte. En el hecho también resultaron heridos un policía y una mujer, cuyos nombres no se revelaron de inmediato.

Asaltos y robos a personas en Quito

Cuatro son los delitos de mayor connotación que preocupan en Quito: asaltos y robos a personas en zonas de mayor concentración de transeúntes; asaltos y robos a domicilios en barrios de la ciudad, que últimamente se reportan con altos niveles de violencia, tráfico de drogas; y nuevas formas delictivas como sicariato y delitos informáticos.

Marcha

El pasado lunes, a las 10:00, desde el parque El Arbolito, en el norte, se hizo la marcha para entregar a la Asamblea un documento con diez propuestas ciudadanas para una “justicia ágil, eficiente y oportuna”. El documento era de la Secretaría de Seguridad del Municipio de Quito en conjunto con organizaciones barriales del DMQ.

Fuente: Diario El Universo

¿Qué te pareció esta noticia?
[Total: 0 Promedio: 0]

1 comentario en “Al norte de Quito crecen los delitos y actos de violencia”

Deja un comentario